12 dic, 13:32 EST

Argentina rechaza dichos de Singer sobre deuda


BUENOS AIRES (AP) -- El gobierno argentino rechazó el viernes la sugerencia de un fondo estadounidense de sentarse a negociar para encontrar una salida al litigio que el país sudamericano mantiene con bonistas que le exigen el pago de al menos 1.500 millones de dólares.

El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, dijo que el gobierno "no está dispuesto a extorsiones de ninguna naturaleza" al criticar los dichos de Paul Singer, dueño de una sociedad que controla al fondo NML Capital -uno de los que litigan contra Argentina-, quien dijo en la víspera en una conferencia que era difícil predecir qué hará el gobierno argentino pero que lo más razonable sería "que se siente con nosotros y los otros tenedores de bonos y llegar a un trato".

"La posición de la Argentina es siempre la misma. Tenemos una ley de pago soberano, un marco jurídico acordado en el Congreso y una Constitución que respetar", dijo Capitanich a periodistas al salir al paso de las afirmaciones de Singer.

Existe una posibilidad de que el diálogo trabado entre el gobierno de la presidenta Cristina Fernández y los litigantes se destrabe a partir del 1 de enero, cuando pierde vigencia una cláusula legal que establece que Argentina no debe dar mejores condiciones de pago a los demandantes que a los tenedores de bonos que aceptaron dos reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010.

El gobierno no ha dado signos en las últimas semanas de que a partir de enero ceda en su postura contraria a los "especuladores" o "fondos buitre".

El litigio con los bonistas surgió a raíz de un fallo judicial estadounidense, que dejó en firme la Corte Suprema de Estados Unidos, que obliga a Argentina a pagar unos 1.500 millones de dólares a bonistas en cese de pagos desde 2001, cuando el país declaró una moratoria, a lo cual el país sudamericano se ha negado.

A raíz de este conflicto, Argentina fue declarada en default técnico en julio ya que la justicia estadounidense bloqueó el giro de fondos destinados a los tenedores de bonos que aceptaron las dos reestructuraciones de deuda, al entender que se debía saldar antes lo adeudado a los litigantes.

La posición de Argentina "no ha variado en el sentido de pretender condiciones de negociaciones justas, equitativas y sustentables para el 100% (de los acreedores)... no pretendemos de ninguna manera convalidar estrategias que beneficien a un grupo minúsculo, que pretende alterar los procesos de reestructuración de deuda soberana", sostuvo Capitanich, para quien "el tiempo ha dado la razón" al país en la estrategia con los "fondos buitre".

En ese sentido cuestionó a opositores que dijeron que "Argentina debía pagar la sentencia y arreglar a cualquier precio, porque temían efectivamente la aceleración (de los reclamos) por parte de los acreedores, y esto no ha ocurrido".

© 2014, La Prensa Asociada.