9 abr, 12:17 EDT

Atentado en un mercado deja 21 muertos en Pakistán


AP Photo
AP Photo/B.K. Bangash

ISLAMABAD, Pakistán (AP) -- Una bomba estalló el miércoles en un mercado de frutas y verduras en las afueras de Islamabad, donde causó al menos 21 muertos y decenas de heridos, en un nuevo ataque en la capital paquistaní que hasta hace poco había estado exenta de la violencia que sacude otras partes del país.

Un grupo separatista de la minoría beluchistana se atribuyó el ataque. Los separatistas de esa etnia han estado librando una campaña violenta desde hace años en el sudoeste de la nación.

Un vendedor de frutas, Afzal Khan, dijo que vio víctimas desmembradas. "La gente agonizaba. Otros lloraban. Otros corrían", relató.

"La gente estaba desgarrada y había restos humanos dispersos", agregó Abdul Jalil, que buscaba frenéticamente a su hermano que trabaja en el mercado. "¿Quiénes son esos que matan gente inocente? ¿Qué consiguen con eso? Dios no los perdonará".

La cifra de muertos fue reportada por dos hospitales cercanos. El Instituto de Ciencias Médicas de Pakistán había recibido 19 cadáveres y 56 heridos, dijo un doctor de la sala de emergencias, Zulfikar Ghauri. Otros dos cuerpos y 31 heridos fueron llevados al Hospital de la Santa Familia en la ciudad cercana de Rawalpindi, dijo el médico Tahir Sharif.

La bomba estalló cuando personas efectuaban por la mañana compras en el mercado.

A causa del estallido volaron cajas de cartón con frutas y verduras y las imágenes de la televisión mostraban manchas de sangre en el suelo, cerca de zapatos y gorros de oración desperdigados en el lugar.

El mercado está en las afueras de Islamabad, cerca de un campamento improvisado de personas desplazadas por la lucha en el noroeste de Pakistán, así como de refugiados provenientes de Afganistán.

También se encuentra cerca de un supermercado en el que se vende comida y artículos para las familias de clase media en la capital.

Los aproximadamente cinco kilogramos (11 libras) de explosivos fueron escondidos en una caja de cartón con fruta, dijo el funcionario policial, Yasin Malik.

Aunque los estallidos de potentes bombas suceden con frecuencia en ciudades paquistaníes como Peshawar, en el noroeste, y la portuaria de Karachi, en el sur, es relativamente inusual que ocurran estos atentados en la capital, donde residen diplomáticos, generales y altos funcionarios del gobierno.

Policías y agentes de la unidad de desactivación de bombas peinaban la zona en busca de otros artefactos explosivos.

El Talibán paquistaní negó haber sido responsable, según un comunicado enviado por correo electrónico a la prensa. El grupo extremista dijo que continuaba respetando un alto el fuego acordado con anterioridad.

El Talibán sostiene negociaciones con el gobierno paquistaní en un intento para resolver años de lucha en el noroeste, donde han perdido la vida decenas de miles de personas.

Sin embargo, han continuado los hechos de violencia como el del miércoles no obstante la intensificación del ritmo de las negociaciones, lo cual pone en duda si el grupo extremista en verdad controla a todas las facciones responsables de los atentados.

© 2014, La Prensa Asociada.